La muerte de Wladimir Sepúlvda desnuda brutalmente la agenda pendiente de la Igualdad

Wladimir SepulvedaTras agonizar durante varios meses, finalmente falleció el joven Wladimir Sepúlveda, quien había sido vícrima en octubre pasado. de un brutal ataque a golpes por parte de al menos cuatro individuos en la localidad de San Francisco de Mostazal, al sur de Santiago. Desde la FALGBT expresamos un sincero acompañamiento a su familia y amigos, y la plena aplicación de la «ley Zamudio», al tiempo que alertamos sobre la creciente violencia hacia lesbianas, gays, bisexuales y trans, en numerosas regiones del mundo.

La Federación Argentina de lesbianas, gays, bisexuales y trans expresa su profundo pesar por el fallecimiento del joven chileno Wladimir Sepúlveda, tras agonizar durante meses, producto de un brutal ataque a manos de al menos cuatro agresores, el pasado mes de octubre.

Desde esa fecha Wladimir permanecía en estado grave conectado a un ventilador mecánico en el hospital de Rancagua, a 90 kilómetros de la capital chilena. Desde ese momento su familia y el Movilh llevan adelante una querella contra los responsables del ataque, de características similares al que le costó la vida en marzo de 2012 a Daniel Zamudio, y cuyo caso dio origen a la ley nacional contra la discriminación.

Ante estos hechos Esteban Paulón, Presidente de la FALGBT expresó «la muerte de Wladimir nos impactó profiundamente. Veníamos siguiendo el caso desde que se produjo la agresión y esperabamos que no tuviera este final. La de Wladimir es una nueva muerte joven producto de la violencia y el odio que aún persiste hacia lesbianas, gays, bisexuales y trans en América Latina y en otras regiones del mundo.»

Asimismo agregó «esta muerte debe llamarnos a una reflexión profunda sobre todo lo que aún falta en materia de derechos e inclusión. A pesar de los avances obtenidos en todo el mundo, el ser gay, lesbiana, bisexuales o trans sigue teniendo un alto costo para la vida de las personas, en especial jóvenes.»

Para finalizar expresó «queremos hacer llegar un abrazo fuerte a la familia de Wladimir y un enorme deseo de paz y justicia. Y esperamos que se aplique con contundencia la ley Zamudio, aprobada en Chile recientemente,  y que las vidas de Daniel (Zamudio) y Wladimir (Sepúlveda) no hayan sido en vano, y que ningún joven LGBT deba sufrir las consecuencias del odio y la violencia nunca más.»