El Congreso inicia las sesiones ordinarias con grandes temas pendientes para la diversidad sexual

Con el discurso de la Presidenta Cristina Fernández, el sábado 1 de marzo se inicia el período ordinario de sesiones del Congreso. Urgentes modificaciones para garantizar un texto amplio del nuevo Código Civil, una nueva ley de actos discriminatorios, un nuevo régimen de licencias por paternidad y maternidad más igualitario y la derogación de la prohibición para donar sangre que padecen las personas LGBT, en la agenda de demandas del colectivo de lesbianas, gays, bisexuales y trans.

El próximo sábado 1 de marzo se iniciará un nuevo período de sesiones ordinarias del Congreso argentino. Con el discurso de la Presidenta Cristina Fernández, la Asamblea legislativa pondrá en marcha el funcionamiento de sus comisiones y plenarios, con el objetivo de abordar diversos temas de relevancia para la sociedad argentina.

Desde la Federación Argentina de lesbianas, gays, bisexuales y trans expresamos la necesidad de avanzar urgentemente con las deudas pendientes que tiene aún el Congreso de la Nación para con el colectivo de la diversidad sexual.

Entre esas deudas se destacan las urgentes modificaciones al texto aprobado en el Senado sobre Nuevo Código Civil que constituye «un retroceso inaceptable en materia de derechos.»

Cabe destacar que entre los puntos más polémicos del texto aprobado se destaca la eliminación de la Gestación por Sustitución, así como vacíos legales en materia de filiación. De esta manera, se impide a muchas parejas del mismo y diferente sexo, el acceso a la maternidad y paternidad en condiciones de igualdad, ya que en la actualidad estas técnicas están disponibles en el extranjero para quienes dispongan de los recursos económicos.

Otro de los puntos controvertidos es la inclusión, a pedido de la Iglesia y la Senadora ultracatólica Liliana Negre de Alonso, de la definición del carácter de persona para los embriones, incluso aquellos concebidos in vitro antes de su implantación en el útero. Esto busca poner una barrera para la legalización del aborto y pone en riesgo los derechos adquiridos con la reciente ley de fertilización asistida. De este modo el Artículo 19 del nuevo Código consideraría la existencia de la persona “desde el momento de la concepción.”

En otros aspectos de la agenda parlamentaria la FALGBT presentará nuevamente el proyecto de una nueva Ley de actos discriminatorios que, con casi 10 años de demora, consrituye uno de los puntos pendientes más relevantes.

Asimismo durante el año la FALGBT trabajará junto al Frente Parlamentario por la Diversidad Sexual, en modificaciones al régimen de licencias por paternidad y maternidad, que no sólo incluyan la realidad de las familias con padres y madres del mismo sexo, sino que propicien una distribución más equitativa de las responsabilidades familiares.

También la FALGBT buscará avanzar con otro de los pendientes destacados: la derogación de la Resolución del Ministerio de Salud que prohíbe a las personas LGBT donar sangre, y que constituye una violación inaceptable de los derechos humanos del colectivo de la diversidad sexual.

Al respecto Esteban Paulón, Presidente de la FALGBT, expresó “un nuevo año parlamentario se inicia y creemos que es una nueva oportunidad de trabajar para seguir avanzando en la ampliación de derechos y remover las barreras discriminatorias que aún existen en nuestro país.»

Asimismo agregó “más allá de los enormes avances obtenidos en estos años, son muchos los temas pendientes y largo el camino que debemos recorrer para lograr que la igualdad sea una realidad concreta para todas las pesonas y en todo el país.»

Para finalizar Paulón concluyó “Vamos a trabajar nuevamente desde el Frente Parlamentario por la Diversidad Sexual para activar los debates necesarios en materia de diversidad sexual. Debemos lograr que se modifique el texto del Nuevo Código Civil para garantizar que no haya ni un retroceso en materia de derechos. Y tenemos que lograr que 2014 sea el año en que se apruebe la nueva ley de actos discriminatorios, y terminemos con la vergonzosa prohibición para donar sangre que padecemos como colectivo.»